Seleccionar página

“Alcanzar la libertad financiera requiere una gran cantidad de gratificación aplazada”

Charlie Munger

En una reunión de accionistas de Berkshire Hathaway en los años 90 una persona preguntó a Charlie Munger (multimillonario, genio de las inversiones y mano derecha de Warren Buffett) cuál era el mejor consejo sobre finanzas que podía dar. Charlie Munger dio el siguiente consejo:

“Los primeros 100.000$ son una tortura, pero tienes que conseguirlos, no me importa cómo lo hagas, igual tienes que ir andando a todas partes y no comer nada que no hayas comprado con un cupón de descuento, pero el caso es que tienes que poner tus manos sobre esos 100.000$ lo antes que puedas. A partir de ahí ya puedes relajarte un poco más”

La lógica detrás de este consejo es que 100.000$ es la cifra a partir de la cual notas que tu dinero empieza a trabajar realmente para ti (bueno ahora, después de dos décadas, tendríamos que actualizar esta cifra a unos 150.000$). En todo caso, una vez alcanzas las 6 cifras, es cuando empiezas a disfrutar de verdad el poder del interés compuesto.

Para que lo veas con un ejemplo, imagina que tienes una cartera de 125.000€ con una rentabilidad por dividendo del 3,3%, tus ganancias serán de 343€ por mes por el solo hecho de permanecer vivo otros 30 días. Si los dividendos crecen a un ritmo del 7% y reinviertes esos dividendos, los 343€ se convierten en 378€ al año siguiente sin hacer nada. Después se convertirán en 426€ dentro de 2 años, dentro de 3 años serán 458€ y así sucesivamente ¡tu dinero crece solo!

Si esta ha sido tu situación en los últimos 3 años, habrás pasado de generar el 17,15% del salario medio en España solamente con los dividendos, a ganar el 21,3%. El incremento de los dividendos es mayor cada año y todo esto sin tener en cuenta que podrías haber añadido fondos adicionales a tus inversiones. Cuando ves que el dinero crece automáticamente para ti todo se vuelve más fácil y contar con una buena base de capital para reinvertirlo en “tu negocio” es una de las cosas que hay que conseguir pronto en la vida.

¿Te parece mucho 100.000€? No te deprimas todavía

Ya hemos visto que Charlie Munger nos dice que tenemos que conseguir nuestros 100.000€ cuanto antes, pero cuando empiezas a invertir por primera vez puede ser muy deprimente ver que tus ahorros son 1.500€ o 2.000€ y tus dividendos (o rentas equivalentes) son 5 o 10€ al mes.

Si además tu objetivo final es la libertad financiera, parece un salto enorme pasar de unos pocos céntimos al día a conseguir miles de euros al mes. Es fácil que te desmotives y abandones rápidamente, o al menos que no pongas tanto interés y esfuerzo como al principio.

Para combatir este tipo de pensamientos negativos, creo que puede ser útil marcarse algunos objetivos intermedios. En lugar de pensar en la independencia financiera o en una gran cantidad de dinero en el futuro (por ejemplo, 1.000.000€ y 40.000€ al año en rentas dentro de 30 años) vamos a centrarnos en alcanzar primero metas más fáciles.

Aquí tienes algunos ejemplos:

Cereales gratis de por vidacereales gratis para siempre

A mí me gusta hablar de cubrir pequeños gastos cotidianos con mis inversiones como primer paso para ir viendo cómo funciona el proceso hacia la libertad financiera.

Empieza con poco. Imagina por ejemplo que en tu casa gastáis unos 10€ al mes en Choco Krispies para desayunar. Eso son 120€ al año.

Kellogg (su símbolo en la Bolsa de Nueva York NYSE:K) es la compañía que fabrica los Choco Krispies y actualmente paga un dividendo de 0,52$ por acción cada 90 días, o lo que es lo mismo 2,08$ cada año.

Pues bien, si eres capaz de acumular 65 acciones de Kellogg empezarás a recibir 135$ al año en dividendos (unos 120€ al cambio actual) ¡cubriendo así tu gasto en cereales de por vida!

Esto sí que tiene sentido como un primer paso ¿no te parece? Empiezas con 0€ y después piensas qué objetivo puedes alcanzar en el corto plazo. En este caso necesitas 65 acciones de Kellogg (con un coste actual de 4.500€) para tener el desayuno asegurado. Da igual si tardas un trimestre o un año o dos en conseguirlo, lo importante es marcarte un objetivo alcanzable en poco tiempo. Aquí no estás pensando en la jubilación, te estás ocupando primero de tener cubierta tu ración diaria de Choco Krispies de por vida.

Ten en cuenta que no tienes por qué limitarte a invertir en empresas cuyos productos consumes (aunque, en mi opinión, nunca es un mal sitio donde empezar a buscar).

Imagina que ya lo has conseguido. Tener asegurado el desayuno pase lo que pase da mucha tranquilidad. Ya has alcanzado tu primera meta así que es hora de subir un poco el nivel y soñar con algo que te haga un poco más de ilusión…

Mira lo que se me ha ocurrido ahora que he tenido que comprarme un nuevo smartphone:

IPhone nuevo y gratis para siempre

IPhone nuevo para siemrpeEl IPhone 7 que acaba de salir cuesta unos 900€ aproximadamente. Si quieres estrenar IPhone todos los años y presumir delante de tus amigos necesitas generar de alguna manera esos 900€ cada 12 meses. Bueno, en realidad no haría falta tanto, ya que cada año podrías vender el IPhone del año anterior, pero vamos a suponer que eres un poco vago y pasas de hacerlo.

Como seguramente sabes, la empresa que fabrica los IPhone es Apple (NASDAQ: AAPL) y paga actualmente un dividendo de 2,28$ por acción, unos 2€ al cambio actual. Por lo tanto, si quieres conseguir esos 900€ de renta anual necesitas 450 acciones de Apple, con un coste actual de unos 45.000€.

Para algunos afortunados será posible comprar esas 450 acciones hoy mismo, pero para la mayoría esta cantidad está fuera de su alcance.

Pero no desesperes todavía, con un poco de paciencia y tiempo vas a llegar seguro. Es más, hay estas 3 cosas te van a ayudar durante el camino:

  • Crecimiento de los dividendos
  • Reinversión de los dividendos
  • Añadir más capital

Crecimiento de los dividendos

El crecimiento de Apple en los últimos años ha sido espectacular, hasta el punto de convertirse actualmente (septiembre de 2016) en la empresa cotizada más grande del mundo con una capitalización bursátil de más de 610.000 millones de euros.

La empresa obtiene unos beneficios anuales de 50.000 millones de euros ¡el doble de lo que ganaron todas las empresas del IBEX juntas en el año 2015! Y además tiene en su balance guardaditos unos 230.000 millones de euros en efectivo que no sabe muy bien qué hacer con ellos.

Para que te hagas una idea de las cantidades que estamos hablando, Apple podría comprar sin inmutarse Inditex, Santander, Telefónica y BBVA juntos ¡y pagando al contado!

No es muy probable que una empresa tan grande vaya a seguir creciendo así durante mucho tiempo, ya que de lo contrario acabaría dominando el mundo. Pero el consenso de los analistas estima un crecimiento de los beneficios durante los próximos 5 años del 8% anualizado.

Puesto que Apple paga a sus accionistas tan sólo un 27,5% de sus beneficios en forma de dividendo y el crecimiento estimado para los próximos años es del 8% podríamos asumir, siendo bastante conservadores, un crecimiento de los dividendos del 7% anualizado durante los próximos años.

Naturalmente todas estas estimaciones, aunque sean bastante conservadoras, no tienen por qué cumplirse y puede ocurrir que la gente se aburra del IPhone y deje de comprar música, películas y aplicaciones en las tiendas de Apple. Pero esta manera de pensar es la que puede ayudarte a decidir si tienes interés o no en comprar un negocio como este con el objetivo de generar esas rentas que necesitas.

Pues bien, así serían los dividendos por cada acción de Apple los próximos 6 años con las estimaciones que hemos hecho:

Año 1 = 2,14 €

Año 2 = 2,29 €

Año 3 = 2,45 €

Año 4 = 2,62 €

Año 5 = 2,80 €

Año 6 = 3,00 €

Así que, en lugar de comprar 450 acciones de Apple para tener IPhone nuevo y gratis de por vida, te bastaría con sólo 300 acciones después de 6 años para lograr el mismo objetivo (vale que es probable que el valor del dinero sea menor dentro de 6 años, pero la idea es que veas cómo el crecimiento de los dividendos puede ayudarte a conseguir tu objetivo)

Reinversión de los dividendos

La segunda parte para alcanzar nuestro ansiado objetivo es reinvertir los dividendos para potenciar todavía más el crecimiento de nuestros ingresos.

Imagina que tienes ahorrados 5.000€ para invertir en Apple. Naturalmente puedes invertir este dinero en varias empresas en lugar de sólo una (de hecho, yo lo suelo recomendar). Pero vamos a usar Apple en este caso para que se pueda entender mejor.

Una inversión inicial de 5.000€ te permitiría comprar ahora unas 50 acciones de Apple, que con el dividendo estimado de 2,14€ para el próximo año equivaldría a recibir 107€ al año (ganando de media casi 9€ al mes gracias a esta decisión). Al finalizar el año (o antes) puedes elegir gastar este dinero o reinvertirlo.

Si decides gastarlo, todavía vas a recibir más dividendos al año siguiente. Sigues teniendo tus 50 acciones de Apple y como el dividendo estimado para ese año es de 2,29€ recibirías unos ingresos de 115€ (un incremento del 7% usando números redondos). De hecho, este es uno de los atractivos de invertir en empresas con dividendos crecientes: recibir un aumento de sueldo cada año por no hacer nada.

Pero si decides reinvertir los dividendos tus expectativas de ingresos van a mejorar todavía más. Esos 107€ que recibes al final del primer año te pueden permitir comprar una acción más de Apple. Por lo tanto, tus ingresos esperados serían de 117€ en lugar de 115€, aumentando tus dividendos casi un 9,5% en lugar de un 7%. Esto no parece una gran diferencia al principio, pero con el paso del tiempo se haría exponencial por el efecto del interés compuesto.

Añadir más capital

La tercera herramienta que tienes para alcanzar tu objetivo es añadir más capital. Si al inicio del segundo año eliges invertir otros 5000€ podrías duplicar el número de acciones (esos 5.000€ más los dividendos reinvertidos, asumiendo un precio más alto de la acción).

Tus ingresos esperados para ese año serían 230€ y a partir de ahí podrías seguir reinvirtiendo y añadiendo de nuevo más capital, creando así un circulo virtuoso de crecimiento de tu riqueza y aumento de tus rentas.

Después de 6 años invirtiendo 5000€ y reinvirtiendo los dividendos, tus ingresos anuales esperados serían de más 900€ ¡Ya tendrías suficiente para comprar un Iphone nuevo todos los años!

El siguiente objetivo que pongo de ejemplo es todavía más ambicioso, veamos como podrías conseguirlo.

3 meses de vacaciones con todos los gastos pagados2 meses más de vacaciones

Imaginemos que ganas 2.000€ al mes y quieres cogerte 2 meses sabáticos cada año a pesar de lo mucho que quieres a tu jefe. A estos 2 meses habría que sumar el mes de vacaciones que ya disfrutas normalmente, haciendo un total de 3 meses de libertad por año.

Vamos a ver como podrías conseguir esas rentas de 4.000€ que necesitarías invirtiendo en las 500 o 600 empresas más grandes del mundo.

Apple y Kellog son negocios de mucha calidad que probablemente lo vayan a hacer muy bien en las próximas décadas. Pero para el inversor particular como tú y como yo es más seguro diversificar algo más comprando varias empresas de diferentes sectores y que operen en diferentes partes del mundo.

Ninguna empresa, por grande y rentable que sea, está a salvo de irse a la quiebra o de caer en desgracia (mira si no a Xerox, Polaroid, Kodak, Enron, Lehman Brothers, General Motors, Nokia, etc.).

Como decía John Templeton “los únicos inversores que no deberían diversificar son aquellos que aciertan el 100% de las veces”.

Si aplicas la regla del 4% te darás cuenta que para conseguir unas rentas equivalentes a 4.000€ anuales necesitas un capital de 100.000€ (no es casualidad que sea justo la cantidad que, según Charlie Munger, tienes que conseguir cuanto antes).

Para ello, lo primero que puedes hacer es comprarte las 500 empresas más grandes del mundo (hoy en día lo puedes hacer de varias maneras y a un coste razonable).

Como referencia voy a usar el Standard & Poor’s 500 (S&P 500) que es un índice compuesto por las 500 empresas más grandes de Estados Unidos. Es una buena aproximación ya que está diversificado por sectores y muchas de sus empresas son multinacionales que venden sus productos y servicios en todas las partes del mundo.

El S&P 500 tiene una rentabilidad media histórica del 10% anual si incluimos los dividendos. Ha habido periodos donde lo ha hecho mucho mejor, como en los años 80 y 90 cuando las rentabilidades medias eran del 17,5% anual. En otros momentos como el actual lo ha hecho peor, en los últimos 10 años la rentabilidad ha sido “tan solo” del 6,25% debido a una de las perores crisis financieras que se recuerdan en la historia.

Para ser cauteloso voy a suponer que el crecimiento del S&P 500 (con los dividendos incluidos) durante los próximos años va a ser del 7% anual.

Pues bien, si eres capaz de ahorrar 15€ al día y los vas invirtiendo en las 500 empresas más grandes del mundo conseguirías tus 100.000€ en poco más de 11 años.

Año 1 = 5.885 €

Año 2 = 12.182 €

Año 3 = 18.920 €

Año 4 = 26.129 €

Año 5 = 33.843 €

Año 6 = 42.097 €

Año 7 = 50.929 €

Año 8 = 60.379€

Año 9 = 70.490 €

Año 10 = 81.310 €

Año 11 = 92.886 €

Año 12 = 105.274 €

Por supuesto el futuro no está escrito en ningún sitio y podría ocurrir que estas previsiones no se cumplieran, pero creo que esta estimación es bastante conservadora y cuenta con un buen margen de seguridad.

Con esos 100.000€ y aplicando la regla del 4% tendrías unas rentas de 4.000€ ¡Objetivo conseguido! Gracias a unas pocas decisiones acertadas cada día has conseguido 2 meses de vacaciones más que el resto de los mortales.

Conclusión

Charlie Munger dice que consigas tus primeros 100.000€ cuanto antes, ya que a partir de ahí es cuando notas de verdad que tu dinero trabaja para ti.

Pero empezar es difícil y el camino hacia la libertad financiera requiere ciertos sacrificios. Así que es mejor que te marques objetivos intermedios para mantener la motivación y no abandonar.

En cuanto veas como tus ingresos crecen de 5€ a 15€ al mes (y después a +100€, +500€, +2.000€, etc.) ya no habrá quien te pare y todo será mucho más fácil.

Empezar puede ser más difícil que conseguir tus primeros 100.000€. Así que no te lo pienses más y ¡empieza ya!

Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+
¿Me ayudas a que el blog empiece a rodar compartiéndolo en tus redes?