Invertir en dividendos: una de las mejores estrategias de inversión

Invertir en dividendos puede ser una excelente estrategia de inversión, desde luego mucho mejor que otras muchas estrategias que se aplican por ahí. No en vano las empresas de dividendos en EE. UU. lo han hecho históricamente mejor que el S&P500 y con menos volatilidad.

Esto es porque las empresas de dividendos proporcionan 2 fuentes de rentabilidad: una renta periódica procedente de los pagos de los dividendos y una apreciación del capital por la subida del precio de la acción. Estás 2 fuentes de rentabilidad pueden sumar mucho a lo largo del tiempo y hacer que tu rentabilidad total sea muy interesante.

Debido a su baja volatilidad, las empresas de dividendos suelen llamar la atención de inversores más conservadores que buscan inversiones de menor riesgo a medida que se acercan a la jubilación.

Pero ojo, la inversión en dividendos puede ser muy arriesgada si no sabes lo que estás haciendo. Sigue leyendo para saber cómo invertir correctamente en empresas de dividendos.

¿Qué son los dividendos?

Los dividendos son la parte de los beneficios de una empresa que se reparten periódicamente entre los accionistas. Ten en cuenta que una empresa puede hacer varias cosas con los beneficios que genera:

  • Guardarlos en la caja
  • Reinvertirlos en el propio negocio para intentar crecer de manera rentable
  • Amortizar o pagar deudas
  • Recomprar sus propias acciones
  • Repartirlos entre los accionistas (dividendos)

El dividendo es la única manera de pagar a los accionistas por sus inversiones sin necesidad de que estos tengan que vender participaciones de la empresa.

Veámoslo con un ejemplo: imagina que compras 10 acciones de una compañía a 100€ cada una y que cada acción paga 3€ al año en dividendos. En total tu inversión es de 1.000€ y recibirás a lo largo del año 30€ en dividendos lo que equivale a una rentabilidad por dividendo del 3% que no está nada mal.

Con el dinero que recibes de los dividendos puedes hacer varias cosas:

  • Reinvertirlos para comprar más acciones de la empresa
  • Comprar acciones de otra empresa o hacer otras inversiones
  • Ahorrarlo “debajo del colchón”
  • Gastarlo.

Lo bueno de los dividendos es que, independientemente de que el precio de la acción suba o baje, tu seguirás recibiendo periódicamente tu dinero mientras la empresa los siga pagando. Por lo tanto, una parte de tu rentabilidad consistirá en tener pagos periódicos mucho más estables y predecibles que los movimientos a corto plazo en el precio de una acción.

Lo malo es que no todas las empresas son capaces de mantener y/o incrementar el pago de sus dividendos durante mucho tiempo. Por eso hay que saber elegir y comprar empresas que destaquen por su capacidad de pagar dividendos crecientes en el largo plazo.

Ventajas y desventajas de invertir en dividendos

VENTAJAS

  • Estarás comprando buenos negocios
  • Ingresos pasivos
  • Te aíslas de los movimientos del mercado
  • Puedes reinvertir los dividendos y utilizar la magia del interés compuesto
  • Ventaja psicológica en periodos de caídas de los mercados.
  • Mejor comportamiento del inversor en el largo plazo
  • Menos fluctuaciones, los dividendos se pueden predecir con más facilidad que el precio de la acción y son mucho más estables
  • Pueden proporcionar un flujo predecible de dinero
  • Protección frente a la inflación
  • Llegará un momento en que os dividendos recibidos serán mayores que lo que pagaste por la acción con lo cual nunca perderás dinero.
  • Estarás comprando las mejores empresas: Que una empresa sea capaz de repartir dividendos y hacerlos crecer todos los años ininterrumpidamente durante décadas significa que tiene un modelo de negocio muy rentable y unas ventajas competitivas enormes.
  • Estarás comprando las mejores marcas: Te conviertes en propietario de las marcas más reconocidas del mundo que usas todos los días.
  • Rentabilidad: Muy buena rentabilidad tanto por el crecimiento de los beneficios de este tipo de empresas como por el dividendo.
  • Es la mejor forma de generar una renta o ingresos pasivos: Con una buena cartera de este tipo de empresas recibirás una renta todos los meses en forma de dividendos sin hacer nada.
  • Te ayudan a mantener el rumbo: Si hay una crisis y tus acciones de Johnson & Johnson o de Coca-Cola caen un 20% puedes tener la tentación de vender presa del pánico, pero cuando recibas puntualmente el dividendo en tu cuenta y veas que es superior al del año pasado verás que todo marcha bien.
  • Seguridad: Las empresas de dividendos crecientes suelen ser empresas grandes, muy rentables y conocidas que resisten mucho mejor las crisis que otro tipo de empresas
  • Bajo coste: Si compras tus acciones a través de un buen bróker el coste de implementar esta estrategia es prácticamente despreciable.
  • Buena Diversificación: Si tienes 10 o 15 empresas de este tipo de diferentes sectores estarás bien diversificado ya que se trata de multinacionales que venden sus servicios y productos en todo el mundo.

INCONVENIENTES

  • Fiscalidad
  • Puede descapitalizar a la empresa
  • Menor potencial de grandes ganancias, las empresas de alto crecimiento no suelen repartir dividendos porque emplean todo su capital para seguir creciendo. Los dividendos son típicos de empresas más maduras y estables que generan más dinero que ideas en las que poder invertir y por lo tanto tienden a crecer y revalorizarse menos (aunque siempre hay excepciones)
  • Peligro de desconexión entre e dividendo pagado y el estado del negocio
  • Trampas por alta rentabilidad por dividendo
  • “Dividend scripts” y demás engañabobos.
  • Riesgo de inversión
  • Riesgo de concentración en determinado tipo de empresas/sectores
  • Las empresas pueden cambiar su política de dividendos en cualquier momento, reducirlos o incluso dejar de pagarlos.
  • Requiere algo de dedicación: Es conveniente informarse de la empresa que estás comprando. Su cuenta de resultados, volumen de deuda, balance, etc. También es conveniente conocer su sector y los principales competidores.
  • Fiscalidad menos eficiente: Los dividendos que recibas estarán sometidos a impuestos y si se trata de una empresa extranjera tendrán doble imposición (que luego tendrás que pedir a hacienda que te lo devuelva). En todo caso es mucho mejor recibir una renta en forma de dividendo que con una nómina.
  • Volatilidad: Como cualquier inversión en bolsa y en renta variable verás subidas y bajadas importantes de precio todos los años. Si hay una fuerte recesión te puedes preocupar y vender en el peor momento si ves como tus acciones caen sin parar.

Cuáles son las mejores empresas para invertir en dividendos

Las mejores empresas para invertir en dividendos son aquellas con unas ventajas competitivas tan grandes y duraderas que son capaces de repartir a sus accionistas un dividendo creciente durante muchos años.

Date cuenta de que muy pocas empresas son capaces de hacer esto durante mucho tiempo ya que el dividendo se paga con caja y un dividendo creciente significa que la empresa es capaz de general muchísima caja sobrante que no va a necesitar para crecer ni para mantener su posición competitiva.

Además, las mejores empresas de dividendos, salvo alguna excepción, nos las vas a encontrar en España. En nuestro país no hay demasiada cultura de cuidar del pequeño accionista y se utiliza la política de dividendos más cómo marketing a corto plazo que cómo una buena política de remuneración al accionista.

Aquí tienes algunos listados con las mejores empresas de dividendos en las que puedes invertir:

Dividend Challengers

Empresas que llevan repartiendo dividendos crecientes desde hace más de 5 años.

Dividend Contenders

Empresas que llevan repartiendo dividendos crecientes desde hace 10 años o más.

Dividend Aristrocrats o Dividend Champions

Empresas que llevan repartiendo dividendo creciente desde hace 25 años o más.

Si quieres aquí puedes descargarte un listado completo con todos los dividend champions, contenders y challengers.

Dividend Kings

Empresas que llevan repartiendo dividendos crecientes desde hace 50 años o más.

Aquí puedes consultar un listado actualizado de los dividends Kings.

Dividend Zombies

Empresas que siguen repartiendo dividendos desde hace 100 años o más y que nunca los han cortado ni interrumpido. Imagina los buenos y duraderos que son estos negocios que, a pesar de guerras mundiales, crisis, recesiones, burbujas y pandemias no han dejado de pagar dividendos a sus accionistas.

Actualmente estos son los “dividend zombies” y el año en que empezaron a repartir dividendos ininterrumpidamente:

  • Stanley Black & Decker Inc. (SWK) 1877
  • Exxon Mobil Corporation (XOM) 1882
  • Consolidated Edison Inc. (ED) 1885
  • The Procter & Gamble Company (PG) 1891
  • The Coca-Cola Company (KO) 1893
  • Colgate-Palmolive Company (CL) 1895
  • General Mills Inc. (GIS) 1898
  • PPG Industries Inc (PPG) 1899

¿Qué acciones pagan más dividendos?

Hay un tipo de empresas que, por su naturaleza, suelen ser las que pagan más dividendos a los accionistas. Estas empresas son los SOCIMIS o REITS. Se trata de empresas que compran activos inmobiliarios y gozan de importantes ventajas fiscales a condición de que repartan gran parte de los beneficios procedentes de los alquileres en forma de dividendos.

Cuidado con las empresas con alta rentabilidad por dividendo

Inversores sin experiencia cometen a menudo el error de comprar acciones con la mayor rentabilidad por dividendo posible. Aunque esto no es necesariamente malo, lo normal es que rentabilidades por dividendo muy altas sean el resultado de bajadas pronunciadas en el precio de la acción porque el mercado percibe el riesgo de que la empresa no puede hacer frente al pago del dividendo y es muy posible que lo reduzca o lo suspenda por completo.

Para no caer en este tipo de trampas con rentabilidades por dividendo muy altas aquí tienes algunos consejos:

  • Evita comprar empresas únicamente por la rentabilidad por dividendo que ofrecen. Si una empresa tiene una rentabilidad por dividendo mucho más alta que sus comparables es un síntoma de problemas más que de oportunidades y tienes que investigar mucho más.
  • Evita empresas cíclicas
  • Usa métricas como el “payout ratio” (lo explico más adelante) para tener una idea de la sostenibilidad de ese dividendo.
  • Fíjate en el historial del pago del dividendo (rentabilidad por dividendo y crecimiento del dividendo) y sobre todo comprueba cómo lo ha hecho la empresa en periodos de crisis
  • Estudia bien el balance de la empresa, incluyendo la deuda, la caja y otros activos y pasivos de la empresa.
  • Compara la empresa en cuestión con su sector ¿Está en riesgo el negocio frente a sus competidores, están bajando las ventas o hay algún otro tipo de problemas?

Por desgracia, una rentabilidad por dividendo que parece demasiado buena como para ser cierto es una señal clara de alarma. Es mejor comprar empresas sólidas con rentabilidades por dividendo más bajas pero que son capaces de hacer crecer ese dividendo año tras año sin interrupción. De esta forma obtendrás muchos mejores resultados en el futuro y tus ingresos por dividendos crecerán todos los años por encima de la inflación.

Métricas más importantes a la hora de invertir en dividendos:

Antes de invertir en empresas que reparten dividendos es muy importante que sepas cómo evaluar bien este tipo de negocios. Para esto, hay una serie de métricas que te ayudarán a estimar cómo de sostenible es el dividendo y sobre todo identificar posibles problemas.

  • Rentabilidad por dividendo: es el dividendo anual que paga la empresa por acción en relación con el precio de la acción. Se expresa como un porcentaje. Por ejemplo, si cada acción paga 1€ al año en dividendos y el precio por acción es de 20€ entonces la rentabilidad por dividendo será del 5%. Esta métrica es interesante para comparar la rentabilidad por dividendo de la empresa con sus niveles históricos. En igualdad de condiciones, cuanto mayor sea la rentabilidad por dividendo mejor. Sin embargo, es mucho más importante la capacidad de la empresa para seguir pagando dividendos y sobre todo su capacidad para incrementar el dividendo. Hay que tener cuidado porque una rentabilidad por dividendo demasiado alta puede ser una señal importante de problemas.
  • Crecimiento del dividendo: es una medida de cuánto han crecido los dividendos respecto al periodo anterior. Si una empresa es capaz de hacer crecer sus dividendos año tras año es señal inequívoca de que estamos ante un buen negocio con ventajas competitivas duraderas. Es quizá la métrica más importante de todas. Por el contrario, si una empresa reduce el dividendo o si lo suspende por completo entonces es una clara señal de alarma.
  • Payout ratio: es el dividendo representado como porcentaje de los beneficios de la empresa. Es decir, es la parte de los beneficios que se destina al pago del dividendo. Por ejemplo, si una empresa tiene unos beneficios de 1€ por acción y paga 0,50€ de dividendos al año entonces payout ratio es del 50%. En términos generales cuanto más bajo sea el payout ratio más sostenible debería ser el pago del dividendo.
  • Cash dividend payout ratio: esto es el porcentaje del flujo de caja libre de la empresa que se dedica al pago de los dividendos. Puesto que los beneficios de la empresa son un apunte contable a veces es mucho más seguro fijarse en la caja que genera el negocio y en el porcentaje de ésta que se dedica al pago de los dividendos después de haber pagado todos los gastos necesarios para el mantenimiento del negocio. Los inversores utilizan tanto el payout ratio como el cash dividend payout ratio para tener una mejor idea de la sostenibilidad a largo plazo del dividendo.
  • Rentabilidad total: esto es el incremento en el precio de la acción más los dividendos pagados. Es decir, si inviertes 10€ en una acción que incrementa su valor en 1€ y además paga 0,50€ en dividendos entonces tus ganancias son de 1,50€ y tu rentabilidad total será del 15%.
  • Beneficios por acción: son los beneficios que genera la empresa divididos por el número de acciones en circulación. Las mejores empresas de dividendos son aquellas que han demostrado ser capaces de incrementar de manera regular los beneficios por acción y por lo tanto son capaces también de incrementar el dividendo. Un amplio histórico de crecimiento de los beneficios por acción es normalmente un signo claro de que las ventajas competitivas del negocio son duraderas.
  • El PER: el “price-to-earnings ratio” se calcula dividiendo el precio por acción entre los beneficios por acción. Por ejemplo, si una acción cuesta 100€ y los beneficios por acción son 5€ entonces tiene un PER de 20 veces, es decir, tardarías 20 años en recuperar tu inversión si los beneficios permanecen constantes. El PER se puede utilizar junto con la rentabilidad por dividendo para tener una idea de si la empresa está cara o barata y determinar si el pago del dividendo es sostenible o no.

¿Empresas de alto dividendo o de dividendo creciente?

En general elige siempre empresas de dividendo creciente ya que a la larga te pagarán más que una empresa con alta rentabilidad por dividendo pero que prácticamente no crece.

Dicho esto, es posible que para personas que están cerca de jubilarse y necesitan la mayor renta posible de su cartera sea conveniente elegir algunas empresas con dividendos más altos. Así podrán cubrir mejor sus necesidades con un capital menor.

La protección extra que ofrecen los dividendos

Aquí tienes un ejemplo de cuantos años tardarías en recuperar tu inversión en función de la rentabilidad por dividendo y el crecimiento de ese dividendo:

Rentabilidad por dividendo
2%3%4%5%6%
Crecimiento0%5033252017
3%3123191614
4%2833181513
5%2622171412
6%2420161312
7%2219151312
8%2118141211
9%2017141210
10%1916131110

Como puedes observar en la tabla un flujo creciente de dividendos no solo te ofrece protección frente a la inflación, sino que también acorta el tiempo que tardas en recuperar la inversión.

Piensa en los dividendos que acaban en tu bolsillo como una red de seguridad para tu inversión. Nadie sabe cómo puede comportarse una acción a lo largo del tiempo, pero saber que tarde o temprano recuperarás tu inversión vía dividendos puede protegerte en el peor de los escenarios.

Una empresa puede hacerlo fantásticamente bien durante 20 años y luego irse a la quiebra en poco tiempo por lo que sea. Ante situaciones como esta puedes perder todo el dinero invertido, pero si a lo largo de ese tiempo has ido recibiendo tus dividendos puntualmente puede que incluso hayas ganado dinero.

La manera de leer esta tabla es la siguiente: si esta acción nunca me hace ganar dinero vía subida de precio ¿cuánto tardaré en recuperar mi inversión vía dividendos para que pase lo que pase no pierda dinero nunca?

Para entender mejor el concepto míralo con este ejemplo: digamos que compras 200 acciones de una empresa a 40€ cada una. Tu inversión son 8.000€ y la acción paga unos dividendos anuales de 1,20€ por acción (es decir una rentabilidad por dividendo del 3%). Basándonos en este dividendo tú esperas recibir 240€ en dividendos durante el primer año, si la empresa nunca sube ni baja el dividendo tardarás aproximadamente 33 años en recuperar tu inversión. Pero ¿qué pasa si el dividendo crece un 10% cada año? En este caso recuperarías tu inversión inicial en 16 años. En otras palabras, has reducido en más de la mitad el tiempo que tardas en recuperar tu inversión vía dividendos.

Los movimientos en el precio de la acción no afectan a los cálculos que acabamos de hacer. Los datos de la tabla sólo hacen una suposición: crecimiento esperado de los dividendos y tiempo que tardas en recuperar la inversión inicial vía el pago del dividendo.

¿Debes centrarte entonces en aquellas empresas con el mayor retorno de la inversión vía dividendos?

No necesariamente. Al fin y al cabo, lo que importa es el retorno total. Está muy bien tener una acción que te paga tu inversión inicial en sólo 15 años, pero todavía mejor es tener una acción que se multiplique por 5 veces en 15 años.

Aun así, sigue siendo útil conocer cuanto tardas en recuperar tu inversión basándote en la rentabilidad por dividendo y el crecimiento de este para comparar la rentabilidad-riesgo de 2 inversiones similares.

Probablemente lo mejor es que te fijes en aquellas empresas que tengan una rentabilidad por dividendo atractiva y un buen crecimiento de los beneficios. Esta sería la mejor combinación de todas.

Cuánto dinero necesito para vivir de los dividendos a largo plazo

Para poder vivir de los dividendos los primero que tienes que hacer es construir un flujo predecible de dinero. Para eso tienes que diversificar convenientemente en número de empresas, en sectores y zonas geográficas en las que operan. No vale con invertir en una sola empresa de dividendos por buena y rentable que sea ya que si en algún momento corta o reduce el dividendo tus ingresos pasivos desaparecerán por completo.

Lo mejor es que inviertas en 15 o 20 empresas con buenos negocios y con un amplio historial de repartir dividendos crecientes desde hace muchos años.

Para vivir de los dividendos en el largo plazo el cálculo es muy sencillo. Simplemente divide tus gastos anuales entre la rentabilidad media por dividendo de tu cartera.

Por ejemplo, si para vivir necesitas 1.000€/mes necesitarás una cartera de 400.000€ con una rentabilidad media por dividendo del 3% (12.000/0,03 = 400.000€). Además, si se trata de empresas que son capaces de aumentar el dividendo por encima de la inflación de manera habitual estarás perfectamente protegido frente a futuras subidas del coste de la vida.

Cómo comprar acciones que pagan dividendos

Puedes comprar acciones que paguen dividendos desde cualquier bróker o banco. Eso sí asegúrate de que no cobre comisiones de custodia ni comisiones por reparto de dividendos.

Si eliges un bróker de banco e inviertes en bolsa americana ellos se encargarán de rellenar el papeleo para evitar la doble imposición internacional por dividendos. Con un bróker online de bajo coste pagarás menos comisiones por la compra-venta de acciones pero este tipo de gestiones las tendrás que hacer tú mismo.

Cómo invertir en dividendos correctamente

Sigue estos consejos y reducirás mucho las posibilidades de equivocarte invirtiendo en dividendos:

  • Invierte siempre en buenos negocios, los mejores negocios son aquellos que tienen ventajas competitivas duraderas y son capaces de hacer crecer sus beneficios de manera constante
  • Invierte en empresas con poca deuda, una deuda elevada puede consumir gran parte de los beneficios por el pago de los intereses y esto hace que el pago del dividendo peligre. Un poco de deuda no es malo, e incluso a veces es deseable, pero las empresas muy endeudadas siempre están peligro de irse a la quiebra si la cosa se pone fea
  • Invierte en empresas que generen mucha caja, al fin y al cabo, el dividendo hay que pagarlo con dinero contante y sonante y no se puede falsear vía “ajuste contables” ya que te lo tienen que dar en cash
  • Invierte en empresas con un amplio historial de pagos de dividendos crecientes: saca ideas de las listas que he puesto de los dividend champions y los dividend kings. Son las mejores empresas de dividendos que puedes comprar.
  • Diversifica, compara al menos 15 o 20 empresas que repartan dividendo, así si una reduce o corta el dividendo por lo que sea tus ingresos pasivos se reducirán menos de un 5% y no será tan grave. Cuanto más diversifiques tus fuentes de ingresos mejor.
  • Fíjate en las métricas que hemos comentado anteriormente (crecimiento del dividendo, payout, beneficios por acción etc.)
  • Compra buenas empresas que paguen dividendos crecientes y no las vendas nunca mientras sigan siendo capaces de incrementar el dividendo año tras año
  • No persigas empresas con alta rentabilidad por dividendo, pueden ser una trampa más que otra cosa ya que la alta rentabilidad por dividendo suele venir dada por una bajada en el precio de la acción más que por una subida sostenida de los dividendos. Si una empresa tiene una rentabilidad por dividendo demasiado alta es el mercado piensa que ese dividendo no es sostenible o que la empresa tiene problemas serios.
  • Invierte en empresas americanas más que en españolas o europeas, en EE:UU. hay una mayor cultura de cuidar al pequeño accionista y de remunerarle correctamente vía el pago de dividendos y la recompra de acciones.
  • Si una empresa con un amplio historial de pago de dividendos crecientes anuncia una reducción o suspensión del dividendo es un buen momento para plantearte muy seriamente la venta e invertir en otra cosa. Si en lugar de reducir el dividendo tan solo lo congela estudia bien por qué y toma decisiones en consecuencia ya que tampoco es buena señal.
  • Huye de los “script dividends”, son un engaño y un síntoma de que la directiva piensa más en el marketing que en crear valor para el accionista
  • Fíjate en que la directiva recompre acciones cuando el precio de la acción esté por debajo de su valor intrínseco, recomprar acciones cuando están sobrevaloradas es una manera muy buena de destruir valor para el accionista
  • Invierte preferiblemente en empresas donde la directiva y el CEO se jueguen su propio dinero, es decir que sus intereses económicos estén muy ligados a lo bien que vaya la empresa en el largo plazo. Es preferible directivos que cobren poco en comparación al valor de sus participaciones en la propia empresa.

¿Merece la pena invertir en dividendos?

No te dejes engañar por lo que oigas por ahí, por supuesto que me rece la pena invertir en dividendos. Si lo haces bien y evitas los principales errores estarás siguiendo una de las estrategias más rentables y sólidas que existen.

La empresas que reparten dividendo de forma consistente y que son capaces de aumentar ese dividendo año tras año han demostrado ser más rentables y menos volátiles que la media del mercado.

Es verdad que en países como España la fiscalidad no ayuda, pero obviando el factor fiscal que dependerá de cada país está claro que la inversión en dividendos ha funcionado y seguirá funcionando muy bien.

¿Es el dividendo un engaño al accionista?

Muchos expertos se preguntan si merece la pena invertir en dividendos ya que si el dinero de los dividendos sale del balance de la empresa da exactamente igual si se reparten o no. Es más, algunos afirman que los dividendos son un engaño para el accionista y no aportan ningún valor ya que el precio de la acción baja automáticamente en proporción cada vez que una empresa paga dividendos.

A mi modo de ver esto es como si dijéramos que una gallina vale menos porque acaba de poner un huevo ¡pero si es precisamente el hecho de poner huevos lo que le da valor a la gallina! ¿Venderías tu gallina por menos dinero sólo porque acaba de poner un huevo? ¡claro que no!

Además, ten en cuenta que en muchos casos el dinero está mucho mejor en tu bolsillo que en las arcas de la empresa esperando a que algunos directivos lo despilfarren en adquisiciones de dudoso valor porque no tienen mucha idea de qué hacer con ese dinero.

¿Cuántas compras se hacen en el mundo empresarial para satisfacer el ego de algunos CEOs pero que lo único que consiguen es destruir valor para el accionista?

En conclusión, que el dividendo aporte valor o no dependerá de si ese dinero está mejor reinvertido en el negocio o si está mejor en manos del accionista.

Por ejemplo, si se trata de una empresa de crecimiento o de un equipo directivo con un buen historial a la hora de reinvertir el negocio o de hacer adquisiciones entonces es mejor que no se reparta dividendo ya se creará más valor si ese dinero se queda trabajando en el negocio.

En cambio, muchas veces el dividendo es la mejor opción ya que si la empresa no es capaz de invertir ese dinero de manera rentable lo que debe hacer es entregarlo al accionista para que lo invierta en otro sitio, para que se lo gaste o simplemente para que haga lo que le dé la gana con su dinero.

¿Se descapitaliza la empresa cuando paga dividendos?

La respuesta es depende. Si el dinero que se reparte no es necesario para que el negocio siga manteniendo su posición competitiva o para que crezca de manera rentable entonces el dividendo no descapitaliza a la empresa ya que es un “sobrante” que estará mejor en manos del de los accionistas que parado sin producir nada.

En cambio, si la empresa necesita el dinero para el buen funcionamiento del negocio, o peor, se endeuda para poder mantener el dividendo entonces repartir dividendos destruye valor.

Pago de dividendos o recompra de acciones

Una alternativa al pago de los dividendos para remunerar al accionista es la recompra de acciones.

La ventaja de la recompra de acciones es que no tiene ningún impacto fiscal.

La desventaja es que los planes de recompra de acciones no suelen suponer un compromiso tan grande para la empresa como el pago regular de dividendos, simplemente se compromete una cantidad para recomprar acciones durante un tiempo y listo.

La recompra de acciones puede destruir mucho valor si se hace cuando las acciones de la empresa están muy caras.

En cambio, puede crear mucho valor cuando la directiva sabe que las acciones están mucho más baratas que lo que vale el negocio realmente y aprovechan para comprar acciones a de la propia empresa a precio de ganga.

En este caso los accionistas que no vendan quedarán muy beneficiados ya que tendrán un mayor trozo del pastel, al haber menos acciones en circulación las acciones existentes representan una participación más grande en el negocio que antes de la recompra de acciones.

¿Qué es mejor el pago de dividendos o el “script dividend”?

El script-dividend es otra forma de “remunerar” al accionista pero que a mi modo de ver es un engaño más que otra cosa ya que te están pagando el dividendo con tu propio dinero por así decirlo.

Consiste en que la empresa hace una ampliación de capital para repartir las nuevas acciones entre los accionistas ya existentes, de esta forma te pagan el dividendo con nuevas acciones y si tú quieres recibir tu dividendo tendrás que vender esas acciones pero claror, reduciendo tu participación en la empresa, así que lo comido por lo servido.

Que una empresa haga un “script dividend” es una mala señal ya que es síntoma de que la empresa no puede pagarte el dividendo con dinero contante y sonante. Al fin y al cabo requiere mucho menos esfuerzo para la empresa emitir acciones que sacar el dinero de la caja.

Te pongo aquí lo que le respondí a un amigo que me preguntaba porque “script dividend” está tan mal visto y los dividendos normales no:

El dividendo normal es dinero contante y sonante y no tiene por qué descapitalizar a la empresa si es dinero que no va a necesitar. En muchos casos está mejor en manos de los accionistas si la empresa no es capaz de reinvertir ese dinero en el negocio de manera rentable. Si una empresa reparte dividendo creciente desde hace años es síntoma de que el negocio es rentable y tiene ventajas competitivas. En cambio, el script dividend no supone esfuerzo para la empresa ya que emitir nuevas acciones es más fácil que pagar en metálico ¿por qué no puede pagarte en metálico? ¿acaso no hay dinero en la caja? Míralo como si fuera una gallina: la gallina no vale menos porque haya puesto un huevo. El huevo te lo puedes comer (dividendo) o esperar a que se convierta en un pollito que a su vez se convertirá en otra gallina que pondrá más huevos (reinvertir los beneficios). En cambio, el script dividend es como si cortan la gallina en más trocitos para dártelos, no sé si se entiende.

¿Cuáles son las ventajas de reinvertir los dividendos?

Supongamos que una empresa paga un dividendo de 2€ al año por acción. Por simplificar vamos a asumir que todos los años el precio de la acción sube un 3%, que el dividendo se incrementa un 8% y que no pagas impuestos.

Si inviertes 20.000€ al iniciar el año cuando el precio de la acción es 50€ habrás comprado 400 acciones y al final del año habrás recibido 800€ en dividendos (400 x 2€)

El precio al acabar el año es de 51,50€, así que al reinvertir los dividendos puedes comprar 15,53 acciones extra (800€/51,50€). No puedes comprar fracciones de una acción en bolsa, pero muchos planes de reinversión de dividendos de empresas americanas lo permiten (aunque no desde España desgraciadamente).

El segundo año, el dividendo es de 2,16€ por acción. Como ahora tienes 415,53 acciones al final de este año habrás recibido un total de 897,55€ (415,53 x 2,16€). El precio de la acción al acabar el 2º año es de 53,05€ de manera que al reinvertir los dividendos habrás comprado otras 16,92 acciones (897,55/53,05€) y tendrás un total de 432,45 acciones valoradas en 22.939,55 €.

3 años después de tu inversión inicial obtienes un dividendo de 2,33€ por acción, lo que supone un total de 1008,83 (432,45 x 2,33€). Puesto que el precio de la acción ha subido hasta los 54,64€ la reinversión del dividendo te permite comprar otras 18,46 acciones.

Al final de los 3 años tu inversión habrá crecido de 400 acciones a 450,92 acciones que te pagarán unos dividendos anuales de 1.136,06 € y gracias al incremento en el precio de la acción tu inversión habrá crecido de 20.000€ a 24.636,57 €

Es decir, que mientras la empresa siga siendo un buen negocio y tu cartera esté diversificada, reinvertir los dividendos te va a beneficiar mucho más que coger el dinero. Pero cuando la empresa no es tan buen negocio o si tu cartera no está bien diversificada puede tener más sentido invertir los dividendos en otro sitio. 

Diferencia entre reinvertir los dividendos o no

Imagina en el ejemplo anterior que todo va bien y que la empresa sigue aumentando el dividendo un 8% cada año y que el precio de la acción sigue aumentando en un 3% anual.

Esto es lo que ocurrirá después de 21 años si reinviertes los dividendos

AñoValor inversiónDividendos/añoNº acciones
120.000,00 €800,00 €400,00
221.400,00 €897,55 €415,53
322.939,55 €1.008,83 €432,45
424.636,57 €1.136,06 €450,92
526.511,72 €1.281,87 €471,11
628.588,95 €1.449,41 €493,22
730.896,02 €1.642,41 €517,50
833.465,31 €1.865,35 €544,21
936.334,62 €2.123,60 €573,66
1039.548,26 €2.423,63 €606,21
1143.158,34 €2.773,26 €642,28
1247.226,35 €3.181,97 €682,35
1351.825,11 €3.661,33 €726,98
1457.041,19 €4.225,45 €776,85
1562.977,88 €4.891,70 €832,72
1669.758,91 €5.681,43 €895,51
1777.533,11 €6.621,12 €966,32
1886.480,23 €7.743,69 €1046,44
1996.818,32 €9.090,23 €1137,41
20108.813,11 €10.712,36 €1241,09
21122.789,86 €12.675,15 €1359,72

Y esto es lo que ocurrirá si no reinviertes los dividendos

AñoValor inversiónDividendos/añoNº acciones
120.000,00 €800,00 €400,00
220.600,00 €864,00 €400,00
321.218,00 €933,12 €400,00
421.854,54 €1.007,77 €400,00
522.510,18 €1.088,39 €400,00
623.185,48 €1.175,46 €400,00
723.881,05 €1.269,50 €400,00
824.597,48 €1.371,06 €400,00
925.335,40 €1.480,74 €400,00
1026.095,46 €1.599,20 €400,00
1126.878,33 €1.727,14 €400,00
1227.684,68 €1.865,31 €400,00
1328.515,22 €2.014,54 €400,00
1429.370,67 €2.175,70 €400,00
1530.251,79 €2.349,75 €400,00
1631.159,35 €2.537,74 €400,00
1732.094,13 €2.740,75 €400,00
1833.056,95 €2.960,01 €400,00
1934.048,66 €3.196,82 €400,00
2035.070,12 €3.452,56 €400,00
2136.122,22 €3.728,77 €400,00

Tras 21 años reinvirtiendo los dividendos tendrás un total de 1359,72 acciones valoradas en 122.789,86 € y el dividendo anual será de 12.675,15 €.

En cambio, si decides no reinvertir los dividendos, habrás recibido un total de 40.338,34 € en dividendos durante esos años, pero sólo tendrás 400 acciones valoradas en 36.122,22 €.

Es decir, que reinvirtiendo los dividendos cada año habrás incrementado tus ganancias en un 82% y tus ingresos anuales por dividendos serán 3,4 veces más.

Para más información, en este gráfico puedes ver la diferencia de reinvertir los dividendos en el S&P500

reinvertir los dividendos

Cuando NO reinvertir los dividendos

A pesar de las enormes ventajas de reinvertir los dividendos, hay situaciones en las que no tiene mucho sentido. Por ejemplo, estas:

  • Estás jubilado (o cerca de la jubilación) y necesitas esa renta: ten en cuenta primero otras fuentes de ingresos como la pensión, rentas vitalicias, alquileres. Si no necesitas los dividendos es mejor que los sigas reinvirtiendo.
  • La empresa de dividendos lo está haciendo mal y los fundamentales se están deteriorando de manera permanente: todas las empresas sufren periodos donde las cosas no van bien así que es difícil saber cuándo cambiar. De todas formas, si sospechas que la empresa ya no es tan buen negocio es mejor que te guardes los dividendos y los reinviertas en otro sitio. Si reduce o corta el dividendo puede ser una señal clara de que es mejor cambiar de inversión.
  • Quieres diversificar: puedes usar los dividendos para invertir en otras cosas y diversificar así tu cartera.
  • Quieres rebalancear tu cartera: si tienes la suerte de haber invertido en una empresa de rápido crecimiento y con dividendos crecientes lo normal es que con el tiempo represente un porcentaje muy alto de tu cartera. En estos casos podría ser interesante reinvertir los dividendos en otras cosas para no concentrar todos los huevos en la misma cesta.
  • Pagas demasiados impuestos por los dividendos: Si no necesitas los dividendos para vivir y consideras que estás pagando demasiados impuestos puede ser interesante reinvertir los dividendos en otras acciones que no paguen dividendos. Sobre todo si la empresa en la que estás invirtiendo está en un país donde sea muy complicado recuperar la doble imposición por dividendos.

Fondos de inversión que reparten dividendos

Una alternativa a la hora de invertir en dividendos es invertir en fondos de reparto en lugar de comprar acciones individuales que repartan dividendos. Las ventajas para el inversor inexperto es que su dinero estará gestionado por profesionales que elegirán las empresas en las que se invierte el dinero. La desventaja principal es que los gestores no son gratis y cobran dinero.

En el caso de que se trate de un fondo con comisiones de gestión altas es muy posible que los gastos y la fiscalidad se coman la mayor parte de los dividendos.

Fondos indexados que replican empresas de dividendos

Otra opción es invertir en índices que replican empresas con un amplio historial de reparto de dividendos crecientes. Si se trata de fondos indexados de gestión pasiva las comisiones serán muy bajas y estaremos diversificando al máximo entre las mejores empresas del mundo que reparten dividendos.

La fiscalidad de los dividendos

Los dividendos en España se consideran “rentas del capital mobiliario” y por eso en 2021 tributan por tramos entre un 19% y un 26%:

  • De 0 a 6.000€: 19%
  • De 6.000€ a 50.000€: 21%
  • De 50.000€ a 200.000€: 23%
  • Más de 200.000€: 26%.

Esto es significativamente menos que lo que tributamos por trabajar para otros y cobrarlo en nómina que en general en 2021 es así:

  • De 0 a 12.450€: 19%.
  • De 12.450€ a 20.200€: 24%
  • De 20.200€ a 35.200€: 30%.
  • De 35.200€ a 60.000€: 37%
  • De 60.000€ a 300.000€: 45%
  • Más de 300.000€: 47%.

Sin embargo, un problema habitual es que los dividendos de empresas extranjeras están sometidos a doble imposición así que tendrás que hacer gestiones con hacienda para que te devuelvan lo que te han cobrado de más y no pagues 2 veces por lo mismo.

Con las empresas americanas la cosa es relativamente sencilla, en cambio con empresas de países europeos como Suiza, Alemania o Francia la cosa es tediosa y se complica bastante.

Tal es así que puede que no te convenga invertir en empresas europeas de alto dividendo ya que la mayor parte irá en impuestos y en dobles imposiciones y salvo que cobres una cantidad enorme en dividendos no te va a compensar pelearte con las haciendas extranjeras para que te devuelvan tu dinero.

Un robo en toda regla y un abuso según mi modo de ver.

Riesgos de invertir en dividendos

La inversión en dividendos , como cualquier otra inversión en renta variable, tienes sus riesgos. Si utilizas tu cartera de dividendos como tu fuente principal de ingresos pasivos el mayor riesgo es que alguna empresa reduzca o corte el dividendo.

Ten en cuenta que cuando una empresa con un amplio historial de reparto de dividendos los corta o los reduce el precio de la acción se desploma por lo que, además de reducir tus ingresos pasivos, puedes sufrir pérdidas permanentes de capital.

Aunque las recesiones y las crisis suelen afectar menos a las buenas empresas de dividendos esto no quiere decir que no puedan bajar en bolsa y mucho.

Ninguna empresa por grande y rentable que sea está a salvo de sufrir graves problemas o de irse a la quiebra así que recuerda que puedes perder una parte o la totalidad de tu inversión cuando inviertes en este tipo de empresas.

Por eso es bueno diversificar y no poner todos los huevos en la misma cesta. No es lo mismo perder un 5% de tus ingresos pasivos de la noche a la mañana que perder el 30 o el 40%.

¿Cuándo vender una empresa de dividendos?

Aunque cada caso es particular aquí tienes algunas señales de alarma que te tienen que hacer plantearte seriamente vender una empresa de dividendos:

  • Cuando reduce o corta el dividendo
  • Cuando los fundamentales del negocio se deterioran de manera permanente
  • Cuando sustituyen el dividendo normal por “scripts dividends” o similares.
  • Cuando una empresa de dividendos crecientes lleva más de un año sin incrementar el dividendo.

Deja un comentario